MAPA DEL AGUA CON SARRO EN CHILE

  • por

Este es el nivel de las aguas duras en Santiago, Maipú, Huachuraba y San Bernardo entre las más afectadas, pero todas sobrepasan los grados de dureza máximo recomendados.

En nuestro país el agua potable principalmente se obtiene de dos fuentes napas subterráneas y fuentes de ríos, en Chile por nuestra condición de país montañoso, el agua tiene una alta concentración de minerales, lo que significa que en casi todo el país tenemos problemas de agua dura (SARRO).

BLANDA MENOS DE 60 PPM
LEVEMENTE DURA DE 60 – 120 PPM
DURA 120 – 180 PPM
EXTREMADAMENTE DURA MAS DE 180 PPM

La OMS define como “agua dura” la que tenga sobre 120 partes por millón de carbonato de calcio. Sobre 180 es “extremadamente dura”. En la Región Metropolitana ninguna comuna se salva. (Fuente OMS)

“La dureza del agua depende mucho de las características geológicas del lugar. En la medida de que los suelos tengan más minerales obviamente esa agua tendrá también más minerales. De Santiago hacia al norte, llegando hasta Arica, el agua es más dura que de Santiago hacia al sur, porque la cantidad de minerales disueltos es mayor. Los sectores con dureza más altos de la Región Metropolitana son la zona norte y poniente, como las comunas de Colina, Lampa y Maipú”, dice Christian Maurer, encargado de Calidad de Agua Potable de la Superintendencia de Servicios Sanitarios.

Un efecto indeseado del agua dura es que “puede empeorar las características de las bebidas o de los alimentos preparados con ella; por ejemplo, se produce una capa en la superficie del café o del té, se pierde gran parte de las sustancias aromáticas de los alimentos y bebidas y muchos consumidores han reportado un sabor desagradable en aguas con durezas elevadas”, dice el ingeniero Marco Neira en su tesis de título. El toxicólogo de la Clínica Santa María Arturo Schonffeldt detalla que “cuando hay exceso de sarro en una olla los vegetales y legumbres no se van a cocer bien porque cambian los puntos de ebullición. Esto significa que van a quedar más duras o necesitan más tiempo de cocción”.

Enrique Paris, presidente del Colegio Médico, cuenta que “con el carbonato de calcio no hay problema porque el organismo lo elimina, excepto si el paciente tiene una enfermedad renal de base y tenga una tendencia a formar cálculos. Ahí obviamente se podría acelerar o aumentar la formación de cálculos”.